viernes, 3 de febrero de 2012

FRAUDE EMPRESARIAL, riesgos externos 3a. parte

En la primera parte FRAUDE EMPRESARIAL, ¿existe en su empresa?”, se comentaba la existencia de factores externos al propio ente económico.
Los agentes externos que suelen lesionar a la empresa, son los clientes, proveedores, bancos, funcionarios públicos del sector gobierno y/o terceros no vinculados directamente con el negocio o bien una situación que implique la participación de todos ellos.
De conformidad con el tipo de delito patrimonial estos se pueden clasificar de la siguiente forma:

Tipo de delito
Actividad ilícita
Manejo de efectivo
Dobles reembolsos
autopréstamos
sustracción de efectivo de las ventas de mostrador
jineteo de dinero y valores
Manipulación de la contabilidad
Simulación de operaciones
pagos dobles a proveedores o acreedores
cargos indebidos a clientes
fraudes en gastos de viajes y viáticos
compras a precios alterados
Cambios de domicilio fiscal

Uso indebido de activos
llamadas telefónicas indebidas
uso de computadoras para fines no autorizados
instalación de software no autorizado
uso indebido de equipo de transporte o de las instalaciones
Manejo indebido de documentos o títulos de crédito
alteración de facturas impresas
robo de claves de facturación electrónica
alteración y/o uso indebido de recibos de nómina

extorsión y demás delitos cometidos por servidores públicos
abuso de autoridad
coalición de servidores públicos
tráfico de influencias
cohecho
peculado
Fraudes bancarios
“phishing”, robo de claves bancarias y/o uso indebido de tokens
clonación de tarjetas de débito o crédito empresariales
robo de indentidad
Dependiendo de la naturaleza del negocio y de la forma que realiza sus transacciones comerciales; como son sus métodos de cobranza, modalidad para la entrega de bienes y/o prestación de servicios, naturaleza de los activos, etc; dependerá el grado y tipo de riesgos a los que una empresa se exponga.
En general todos estos delitos se pueden prevenir al conocer los puntos débiles dentro del control interno de la empresa. Si bien no existe una estrategia única para la prevención y detección de delitos contra el patrimonio, se requiere la evaluación y diagnóstico individual de cada empresa para conocer su exposición al riesgo.
De cualquier forma, en la metodología empleada para detección de vulnerabilidades en control interno, existen señales de alerta que deben de ser efizcamente identificadas y combatidas.
En FME Contadores, nos enfocamos en la evaluación, diseño y aplicación de políticas encaminadas a la salvaguarda del patrimonio de la empresa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario