lunes, 28 de octubre de 2013

DESVÍO DE FONDOS EN EL D.F..- claro ejemplo de controles internos deficientes.


La Asamblea Legislativa del Distrito Federal, denunció que 3 operadores del Fideicomiso de becas académicas falsearon las firmas de 7 diputados, y lograron desviar al menos 11 MILLONES DE PESOS, los tres empleados de nombres: Miguel Angel Zamorano Álvarez, Francisco Javier Navarrete Pérez y Javier García Olvera ya fueron denunciados penalmente. 

Estos tres operadores falsificaron las firmas de los diputados para solicitar al fideicomiso constituido en Banorte la transferencia indebida de fondos. Ello demuestra el escaso control, tanto del propio fideicomiso, como de los funcionarios bancarios, y del órgano interno de control de la Asamblea. 

La debilidad en los controles internos de empresas públicas, privadas y gobiernos deja abierta la posibilidad creciente de la comisión de delitos.

Pues he aquí que la percepción de la ciudadanía es la de la continua comisión de delitos, fraude, mal uso de fondos públicos y deshonestidad creciente. Esta percepción, a su vez motiva la renuencia de los ciudadanos a la remisión de la informalidad en la economía y a la creciente evasión fiscal. 

Si ya de por sí la figura de recaudación de impuestos es totalmente impopular, la malversación de fondos públicos y la impunidad con la que actúan los delincuentes derivados de la extrema suavidad de las penas sólo promueven el escaso compromiso de los ciudadanos a cumplir sus obligaciones fiscales.

La reforma hacendaria, debe acompañarse del fortalecimiento de los controles en el manejo de recursos públicos, de la transparencia en la rendición de cuentas y del establecimiento de penas ejemplares que acompañen a la obligación del resarcimiento del daño al erario público y no únicamente a la inhabilitación del funcionario.

FME CONTADORES, ofrece servicios de auditoría y evaluación de riesgos en el control interno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario