jueves, 10 de octubre de 2013

¿QUE HACER Y NO HACER CUANDO CAMBIAS DE TRABAJO


El dicho popular es claro: ‘El mejor momento para buscar trabajo es cuando tienes uno’. Entre las principales ventajas destaca la seguridad que te da tener un empleo y el poder de negociación que te brinda esa seguridad.
Sin embargo, no es fácil dedicar tiempo a buscar trabajo cuando tu semana laboral ya es bastante apretada, además es importante tomar precauciones para no poner en peligro tu puesto actual sin tener algo seguro en puerta.
Toma nota de estos consejos
Lo que debes hacer:
  • Pide un aumento. Si el motivo para dejar tu actual empleo es que no hay posibilidades de crecer, es posible que las oportunidades nunca llegaron porque nunca las buscaste. Acércate a tu jefe y plantéale la posibilidad de tener un puesto de mayor responsabilidad u obtener un aumento. Arriésgate antes de iniciar una búsqueda, podrías llevarte una sorpresa.
  • Prepárate. Tres elementos clave: tu currículum, documentación clave y referencias laborales actualizadas. Tómate el tiempo de actualizar tu currículo y esfuérzate por que sea un documento breve y relevante. Los reclutadores ven primero a los candidatos que recién actualizaron su  cuenta. Asegúrate de tener a la mano documentación clave como acta de nacimiento, afiliación al seguro social, comprobante de domicilio e identificaciones oficiales. También haz una lista de las personas que pueden ser tus referencias laborales, recuerda que no podrás utilizar las de tu empleo actual, así que verifica que los números de tus contactos estén al día.
  • Suma valor a tu CV. Como no tienes tanta presión para encontrar empleo, puedes planear una buena estrategia. Ve por un mejor trabajo preparándote más. Identifica alguna competencia clave en tu área que pueda darte acceso a mejores empleos y capacítate. Estudia un diplomado, toma un curso de capacitación, por ejemplo.
  • Limpia tus redes sociales. Más reclutadores utilizan las redes sociales como una referencia sobre los candidatos potenciales. Revisa la configuración de tu cuenta y verifica las opciones de seguridad. Tu imagen en redes sociales debe reflejar la imagen profesional  que comunicas en la entrevista. Asegúrate de no tener a la vista contenidos ofensivos o negativos.
  • Pide a tu entrevistador discreción. Los reclutadores están acostumbrados a entrevistar personas que están trabajando, dichos candidatos son más atractivos y pueden lograr una mejor negociación de salario y beneficios.  Tu posible empleador comprenderá que no quieras arriesgar tu empleo actual si le pides que evite contactar a tu actual jefe.
  • Renuncia con estilo. De ser contratado es importante pedirle a tu nuevo empleador un tiempo razonable para dejar tu trabajo. Lo ideal son dos semanas. Aunque te estés yendo porque la situación en tu empresa es insostenible, no olvides la importancia de ser profesional. No quedes mal con tu ex jefe y entrega tu puesto como es debido.
Lo que NO debes hacer:
  • Buscar empleo en la oficina. Además de ser poco ético, te arriesgas a ser descubierto y sancionado. La búsqueda de empleo te demandará tiempo adicional fuera de tu horario de trabajo. Utiliza tu hora de comida o descansos para buscar empleo. 
  • Ir a entrevistas en horario laboral. Mientras no termines tu relación laboral tu empresa sigue pagando por tu tiempo. Negocia con los entrevistadores la posibilidad de un horario que no interfiera con tus actividades. Aprovecha tu hora de comida e incluso pide un día de vacaciones si hay una oportunidad que valga la pena.
  • Decirle a tu jefe y colegas que buscas empleo. La discreción es crucial cuando buscas cambiar de empleo. Tu jefe puede reaccionar de diversas maneras dependiendo de su temperamento, la carga de trabajo o la industria. La gran ventaja de buscar trabajo en este momento es que tienes un empleo seguro y no tienes nada que perder. Sin embargo, si tu jefe o colegas se enteran puede interpretarse como falta de lealtad e incluso poner en riesgo tu puesto actual.
  • Vestir diferente. Cuidado con llevar un atuendo muy formal si regularmente tu vestimenta es más casual. Tus colegas sospecharán si un día llegas de traje sastre si todo el tiempo usas mezclilla. La recomendación es cambiarte antes de llegar a tu empleo.
  • Quejarte de tu actual empresa. Al reclutador no le interesan las fallas de tu jefe o empresa actual. Enfócate en hablar de los nuevos retos que deseas enfrentar, el desarrollo que buscas y lo atractivo de la nueva empresa en lugar de hablar mal de tu jefe.
  • Dejar de esforzarte. No permitas que la búsqueda de empleo te distraiga de tus actividades. Es difícil mantener la concentración cuando estamos deseando un nuevo empleo y fantaseamos con obtenerlo. Evita poner en riesgo tu puesto actual por creer que ya tienes asegurada otra posición. 
FME CONTADORES, ofrece servicios integrales en materia de recursos humanos

No hay comentarios:

Publicar un comentario