lunes, 1 de julio de 2013

RECURSOS HUMANOS, Salud ocupacional


Salud ocupacional, base de la productividad
¿ Se ha imaginado lo que pasaría si un día en su compañía todas las personas se enfermaran y no pudieran asistir a trabajar ? Los teléfonos, computadoras y maquinaria estarían listos; sin embargo, la falta de salud en sus empleados mantendría paralizada la compañía. Aunque drástico, este ejemplo es real;  ya se vivió algo parecido en nuestro país durante la pandemia de influenza.
Este concepto es tan importante que integra una especialidad dentro de las ciencias médicas: la Medicina del Trabajo o Salud Ocupacional. Su objetivo, según la Organización Mundial de la Salud   ( OMS ), es que “ cada colaborador de la empresa mantenga y mejore su salud durante su vida laboral “.
En la legislación de nuestro país está bien definido del esquema que deben seguir el patrón y los trabajadores para lograr dicho objetivo; por ello se debe contar con una estructura conocida como Servicio Médico Preventivos de Medicina del Trabajo, que es la responsable de cumplir con dicha obligación.
La dimensión de estos servicios varias de acuerdo con el tipo y tamaño de las empresas, no obstante, su existencia es imprescindible, más allá del cumplimiento legislativo y de la prevención de los riesgos laborales.
La Salud Ocupacional moderna se debe medir con base en su impacto en la productividad, para demostrar que más que un gasto es una inversión de alto rendimiento. Para lograrlo, hay que abordar el tema estratégicamente, a través de un Sistema de Gestión de Salud, integrado por cuatro áreas :
  • Cumplimiento normativo.
  • Riesgos ocupacionales.
  • Prevención y bienestar.
  • Indicadores financieros de salud.
Éstas permiten a una empresa detectar cuáles son sus requerimientos de cumplimiento normativo y de mejora continua del proceso de salud para integrar estrategias que se empleen por medio de políticas, programas, procesos en intervenciones relacionadas con sus necesidades más relevantes.
La aplicación de evaluaciones como los exámenes médicos de : Ingreso, periódicos, especiales, visuales, laboratorio, indicadores biológicos y exposición; además de los detección de alcohol, abuso de drogas, espirometrías, audiometrías, placas de tórax y columna, son herramientas de uso común en la especialidad, y nos permiten hacer un diagnóstico objetivo del estado de alteración derivado de la exposición continua a los riesgos laborales, que en la actualidad, tienden a reducir los padecimientos ocupacionales, pero no los accidentes de trabajo.
Hacer un diagnóstico objetivo del estado de alteración derivado de la exposición continua a los riesgos laborales, que en la actualidad, tienden a reducir los padecimientos ocupacionales, pero no los accidentes de trabajo.
Las enfermedades degenerativas se pueden prevenir y evitar con la creación de una cultura de bienestar , donde la persona aprenda a tomar acciones responsables y elecciones saludables sobre su estilo de vida, como hacer ejercicio, tener una alimentación adecuada y llevar un equilibrio entre la vida profesional y personal, esto se logra con la aplicación de programas preventivos basados en los datos que se obtienen en los estudios personales de riesgos y que permiten conocer las intervenciones que se deben realizar en cada grupo ocupacional, siendo asertivos y obteniendo resultados positivos en los indicadores de salud.
La aplicación de todas estas actividades y acciones, encaminadas a aumentar la cultura de salud de la empresa, debe evaluarse y traducirse en indicadores mediables y cuantificables en tiempo, producción y dinero. El diseño de un Sistema de Indicadores Financieros permitirá a la empresa medir su gestión de salud, traducida en productividad.
Tomemos un ejemplo de nuestra práctica ocupacional una empresa invierte 50 mil pesos en un Plan de Mejora Nutricional, donde participan 60 personas, quienes redujeron 140 kilos de peso, y que significó una disminución en costos de unos 150 mil pesos, un retorno e inversión positivos de uno a tres.
Otra compañía realizó una estrategia analizada para prevenir y disminuir su incidencia de enfermedades gastrointestinales, reduciendo el impacto por estos padecimientos en la póliza de gastos médico mayores en 1.25 millones de pesos.
LAPI Salud Integral creó, desde hace 10 años, su división de Salud Ocupacional, con especialistas certificados de reconocido prestigio, que diseñan para su empresa un Sistema de Gestión Integral que abarca :
  • Planeación estratégica.
  • Desarrollo con infraestructura.
  • Certificación en ISO 9001:2008.
  • Prueba toxicológicas de alta especialidad.
  • Personal capacitado con alto sentido del valor de la salud de su personal.
Desde hace más de una década ha aumentado la frecuencia y gravedad de las enfermedades crónicas y degenerativas, es decir, aquellas que una vez iniciadas duran mucho tiempo y en su mayoría no se curan y requieren control médico constante y, si se descuidan, degeneran en procesos incapacitantes prolongados y la muerte, con un impacto importante en la salud financiera de la empresa y del país.
FME CONTADORES, ofrece servicios integrales en materia de Recursos Humanos

No hay comentarios:

Publicar un comentario